UN RICO JAMÁS ENTRARÁ AL REINO DE LOS CIELOS

¿Una cita bíblica? Sí una cita bíblica que viene en Mateo 19:23. “En verdad os digo que es difícil que un rico entre en el reino de los cielos. Y otra vez os digo que es más fácil que un camello pase por el ojo de una aguja, que el que un rico entre en el reino de Dios.…”

¿Por qué recurro a esa cita para una columna política? Porque pretendo argumentar y entrar al debate público acerca de un hecho social e histórico inocultable, la división social. Cuál división social? La de los ricos y pobres por supuesto. Seguramente usted ha visto en películas de reyes y pueblo pobre, en Robin Hood, en la vida misma de Jesús, en la de Gandhi, Buda. La división social es real, la división entre muy ricos y muy pobres es inmensamente inmoral. Es un estigma histórico permanente. Si usted tiene oportunidad de viajar verá que en su camino hacia las ciudades hay millones de casas visiblemente empobrecidas. Hace años se hablaba de los cinturones de miseria alrededor de las ciudades. Ahora se dice: Gentrificación al desplazamiento paulatino de sectores precarios de ciertos asientos de la ciudad. Santa Fé en la ciudad de México es un ejemplo contemporáneo de dese desplazamiento para crear conglomerados de departamentos  de altísimo costo. Los barrios de ese lugar fueron desplazados.

Lo cierto que la separación de clases es inocultable, es cultural, es histórico. Recuerde Usted cómo a cultura de entretenimiento normaliza la separación, la división: “Ustedes los Ricos”, “Nosotros los Pobres”. Películas y series de telenovelas en las cuales artistas de clase social pudiente interpretando, según ellos, los rasgos culturales de la pobreza. Todos Pedro Infante, Cantinflas, etcétera, hay muchísimos ejemplos. Y “Los Olvidados” de Luis Buñuel. Los cierto es que hay un código cultural de la pobreza y la riqueza. Es pobreza y riqueza es división social. El sistema económico del neoliberalismo, del llamado capitalismo, es eso un productor de pobreza y un productos de concentración de riqueza. Pero….

Pero la cultura política del autoritarismo mexicano, el priismo, el partido de Estado, pretendió crear un enorme paquete de comunicación social para que esa división se normalizara, para que esa división de clases se convirtiera en convivencia social pacífica manejando términos de propaganda política. Eso era la joya del capitalismo: Acostúmbrate a que hay muchos pobres pero hay que vivir en armonía y en paz. Hay todo un capital de mensajes sociales desde el gobierno que alienta a esa felicidad de convivir en paz. Eso era la pretensión: convencer  de que “Eso es México”. “Somos México” Juntos¡¡¡. Eso es precisamente una mascarada. Muchos movimientos sociales fueron masacrados como promotores de violencia y no eran más que grupos que pretendían justicia social. Los conoce usted bien y recuerda todo lo del movimiento del 68, una gesta popular y estudiantil que fue señalada como comunista y aplastada por el ejército de entonces, bajo las órdenes del priismo de Diaz Ordaz. La división social tiene que visibilizarse como lo que es: una certera, puntual y cotidiana violencia contra la mayoría de los mexicanos. Es violencia el crear las condiciones, mantenerlas y agudizar la pobreza. Es violencia.

Porqué  aclarar esto? Porque los adversarios a la 4a Transformación se han hecho, y promovido, sobre todo los panistas, que el gobierno propicia el llamado divisionismo, cuando división social ha existido violentamente, siempre.

Los adversarios, los que apoyan la concentración de la riqueza en pocas manos, pretenden ocultar lo que simple y llanamente es una lucha de clases. Y una Lucha de clases se refiere al conflicto de intereses manifiesto entre las clases sociales, de cuyas tensiones y dinámicas surgen los cambios históricos. El concepto ha sido ampliamente desarrollado por el marxismo y ha resultado la base fundamental de sus teorizaciones sobre los modelos económicos.

Veamos: La reflexión teórica sobre este fenómeno se puede rastrear desde Maquiavelo en el siglo XVI, pasando por Jean-Jacques Rousseau, François Quesnay, Adam Smith, James Madison y Edmund Burke (siglo XVIII). Sin embargo, cuando hoy se emplea el término, se hace en alusión al enfoque teórico del marxismo-leninismo. La lucha de clases es reconocible en los diferentes modelos de organización política: amos/esclavos, patricios/plebeyos, señores feudales/siervos, ricos/pobres.

Y veamos un ejemplo de uno de los pensadores de los adversarios, Luis Rubio, quien cree que “el tono en la conducción asuntos públicos es sumamente importante, y un presidente ríspido, que ataca todos los días a alguien y busca un contrapunto permanente, son características del presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador, y de un sistema que no va avanzar mucho”. Y concluye: “El presidente quiere defenderse, quiere avanzar sus proyectos, quiere protegerse de las críticas, pero la manera de hacerlo no es atacando a los otros, sino sumando a todo el mundo”. Fíjese Usted, sumar a todo el mundo: sumar en un mismo bloque de armonía a super ricos y miseria? Sumar a pueblos pobrísimos del país a las ciudades donde residen a millonarios? Usted se cree eso? Todos juntos en un ramo de indignidad e injusticia? Eso es un engaño, una vileza. La experiencia de la pobreza jamás podrá ser un motivo para convivir con agrado con quien tiene de sobra, desperdicia y ostenta.

Y porqué mi cita bíblica? Porqué esa? Porque hay una sentencia negativa ya desde hace milenios contra el ser rico. Porque se sabe que una persona de altísimos ingresos comete delitos de toda naturaleza. Usted lo ha visto y vivido. Hay también toda una cultura de entretenimiento en donde el rico es tramposo, engaña, miente y es CORRUPTO. En esas películas hay finales felices de justicia pero la realidad no es así. Es cierto que NO todo empresario es corrupto.

Por ello el Presidente de la República, lo sostengo, está siendo artera y continuamente atacado, por los ataques a la corrupción, a una corrupción indolente, sucia, que a pesar de tener ganancias, quiere más y corrompe y es corrupta. Con una ejemplo le digo todo, aunque ahí está el huachicoleo, ahí está la condonación de impuestos, ahí están los procesos abiertos contra corruptos, ahí está lo del Aeropuerto de Texcoco, ahí está lo de saltar las dotaciones presupuestales que eran sangradas por líderes sindicales y grupos de control; lo de las medicinas que es un drama que no termina porque los grupos corruptos aún permanecen dentro de las estructuras institucionales. Me refiero al tema de la semana: Las facturas. Las facturas falsas. Fíjese: Raquel Buenrostro Sánchez, jefa del Servicio de Administración Tributaria (SAT) de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), indicó que se presentará un primer paquete de denuncias en las que se ubican a 43 factureras, las cuales operan su facturación a través de servicios. Ella explicó, durante una conferencia matutina del Presidente, Andrés Manuel López Obrador, cómo funciona la red de factureros que defraudaron a la hacienda pública. “El esquema de ‘factureros’ se utiliza también para justificar gastos en actividades ilícitas, como lo es la corrupción. Algunas empresas, así, inventan facturas de gastos falsos y para disfrazar pagos ilícitos”, dijo. “El mensaje que queremos dar es que se acabó la fiesta. Todos tenemos que pagar impuestos y tenemos que cumplir debidamente con nuestras obligaciones fiscales”, recalcó el procurador fiscal. Se reveló que el fraude por facturas falsas es de 55 mil 125 millones de pesos. ¡!!! Las empresas factureras presentaron operaciones simuladas. Por eso les digo… pa que no contentarse con ganar lo que dignamente se trabaja, se quiere ganar más de lo debido, conducirse por el camino de la corrupción y por supuesto enriquecerse. Por eso la cita bíblica tiene tanta razón de sospechar de la riqueza. Por eso la pobreza sistemática, porque hay una corrupción sistémica de los grupos de poder económicos más ricos del mundo. Aparte de pagar injustamente, corruptos.

Solidaridad con el Jefe de la policía de la Ciudad de México, Omar García Harfuch.

 “La riqueza más grande son los valores, y la pobreza más pobre es la envidia” Octavio Almada

@octavioalmada1

@ElCobanaro

Comparte y da Like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *